Loading

La dulce historia de México a través del tiempo

Luis del Hoyo, artesano de dulces tradicionales,
platica su experiencia de más de 40 años.

Cuando hablamos de dulces en México nos referimos a una gran variedad de sabores, colores y olores. Y la característica es que provienen de diversos orígenes culturales. En este país los dulces son pilar fundamental en la gastronomía y forman parte de un legado histórico.

Desde hace 27 años Luis del Hoyo, conocido comúnmente como Don Luis, se ha dedicado a preservar en su negocio la dulzura de México a través del tiempo. En una entrevista para Hyatt Cautiva, nos comparte su pasión.

Luis del Hoyo, artesano de dulces tradicionales

Por la complejidad y la extensa variedad de dulces, es muy complicado encontrar su origen. Sin embargo hay información documentada sobre muchos de ellos. “El pinole es un producto prehispánico que los nahuas, e incluso los aztecas, elaboraban para conservar el maíz” asegura el experto. El pinole fue un alimento que durante mucho tiempo no fue considerado dulce. Sin embargo, actualmente se suele preparar con azúcar, otorgándole el distintivo sabor que muchos mexicanos conocen.

Existe gran variedad de dulces que hoy son vigentes gracias al trabajo de Don Luis. Un ejemplo de ello son los tolondrones, un dulce de tamarindo envuelto en hoja de maíz, originario de Tolimán, Jalisco. También existen varios dulces que han sobrevivido al paso de los años e incluso estuvieron a punto de desaparecer. Dice Don Luis: “Hace 60 años eran muy comunes las lagrimitas de azúcar y en la actualidad ya no son tan comunes”. Las lagrimitas son un dulce relleno de licor de anís, originario de la Ciudad de México.

El crecimiento y variedad de los dulces, también se vio afectado por la llegada de los españoles a México. “Cuando llegan los españoles y traen la abeja europea, crecen mucho todas las mieles”, platica Don Luis. En la historia y tradición de México,  también resalta la importancia del Porfiriato para los sabores mexicanos.

“La época de oro yo creo que es en el porfiriato, con las costumbres francesas, la gastronomía mexicana se desarrolla mucho”. Luis del Hoyo. 


Este negocio ha sido clave para la vida de Don Luis. La producción y venta de dulces ha cambiado mucho en los últimos 40 años. Menciona que en los años 60 “no existían dulcerías como tal, los dulces se vendían en las mesitas por las plazas o afuera de las iglesias, se vendían jamoncillos y las cocadas entre otras cosas”.

La historia de cada dulce así como su proceso de preparación es distinta. Entre los dulces con procesos más complejos se encuentra el rompope. Esta famosa bebida “Tiene una elaboración complicada, porque junta ingredientes que fácilmente se echan a perder si no se cuidan, como la leche y el huevo”, menciona el experto.

En diversas partes de México existe una gran variedad de dulces típicos como las coyotas de Sonora, las glorias de Nuevo León, el ate de Michoacán o las melcochas de Zacatecas. Entre los dulces más conocidos en Jalisco se encuentran los borrachitos, los jamoncillos o el arrayán cristalizado. No importa de dónde provenga, el dulce mexicano es un placer total para cualquier paladar.

“El dulce no es un producto de gente pequeña, es un producto de todos.
Al mexicano le encanta el dulce tradicional”.


Los sabores de los dulces de México son historia y patrimonio que permanecen en la memoria tanto de locales, como de los turistas que llegan de visita desde otros países. Si deseas conocer la amplia variedad de dulces que México tiene para ofrecer, visita la tienda de Don Luis, Nuestros Dulces, ubicada en el centro histórico de Tlaquepaque. Ahí podrás encontrar durante los 365 días del año, alrededor de 650 etiquetas de dulces tradicionales de distintas partes de México que simplemente no te puedes perder.

Nuestros Dulces
Calle Juárez, 154-a
Col. Centro. Tlaquepaque, Jal.

Horario
Lunes a domingo
De 10:00 a 20:00


Leave a Reply

X