Loading

Que nunca te falte un buen café

Hablemos de la reciente historia del consumo del café.

En la ciudad no es difícil combinar gustos. Los buenos restaurantes se encuentran fácilmente, las panaderías apuestan por ser recomendadas y los cafés con nuevos conceptos compiten cada domingo. El café en México es placer, tradición y técnica, y en la urbe es posible encontrar la oferta de café hecha con distintos métodos: prensa francesa, Chemex, V6o, entre otros.

La primera taza de café llegó a México en 1790 desde el puerto de Veracruz. Los granos comenzaron a expandirse por Chiapas y Michoacán. De ahí se extendieron hasta Jalisco, Nayarit y Colima. El cafeto ya se cultivaba, pero el consumo de café en el momento era incipiente, pues el chocolate caliente era la bebida autoritaria, la preferida.

Años después, como consecuencia de una tendencia mundial, el consumo del café también se incrementó en este país. Hoy, el 85% de los mexicanos toman diariamente de una a tres tazas de dicha bebida. Pero ese consumo ha evolucionado en forma de hilo; en nudos y vueltas, pero indudablemente hacia adelante. Es un avance que se ha generado a la par de la expansión de las cafeterías.

Pero hablemos de la reciente historia del consumo mundial de café. En 1921 en Seattle, E.U., nació la primera cafetería Starbucks. Pocos imaginaron que esta empresa se volvería referencia de experiencia en torno al consumo de los granos de café.

El camino de esta empresa no fue siempre sencillo. En los 80 hubo una ola informativa que desprestigiaba el café: colitis, gastritis y cansancio eran consecuencias hipotéticas de beber una taza. La compañía norteamericana tuvo el acierto de configurar su estrategia para llegar al público y convirtió en una vivencia única visitar Starbucks: sillas y sillones confortables, nombres distintivos para las bebidas y una variedad importante de productos y servicios fueron particularidades de la marca para resaltar y convertirse en un referente mundial de venta de experiencias.

Hoy el mundo retoma la cultura del buen café y Guadalajara no es la excepción. Importando granos de otras partes del mundo, así como de diversos lugares del país, en esta ciudad podrás encontrar un sinfín de espacios para detenerte y tomar un café de alta calidad.

El terrible Juan – Café, como disfrutar de un café en casa. Los métodos de preparación de esa bebida en este sitio, ubicado en la colonia Americana, esquivan lo terrible: todo lo opuesto. Los cafés naturales preparados con Chemex son la recomendación número uno.

Pal Real. Una moderna cafetería en la ciudad. El lugar de un barista, un chef, un restaurantero y un tostador de café. Con dos pisos que parecen tres, en Pal Real encuentras una rejuvenecida propuesta de comida, café y buen ambiente.

5 PM. La nueva hora de tomar café. Es una cafetería en una cómoda casa. Un apapacho, con sabor a pan y olor a canela.

Café mexicano

La producción de café en México emplea a más de 500 mil productores de 14 entidades federativas y 480 municipios.

Aún lo sostenemos, en la ciudad se combinan diversos gustos. Y ella sola ofrece café a diario. Basta hacer una parada en una cafetería y pasar el día en las calles del centro. Si estás ahí un domingo, busca la calle Justo Sierra 1821.

La artista Tatiana Gaxiola expone sus cuadros en otro lugar amante de esa dualidad: un latte y un cuadro de colores en acrílico. Nos referimos a Piggy Back.

De los lugares más acogedores y pintorescos, formado por colores pasteles y arte en cada muro; con decoraciones antiguas, ladrillos y una oferta de libros bien elegidos a disposición de las personas. Y los chilaquiles: dignos de ser premiados. Piggy Back une sabores, lectura y colores.

Buscar café por Guadalajara es la mejor excusa mañanera para encontrar rincones de pinturas, museos y el mejor almuerzo.

Pata de Elefante es una de las opciones preferidas para el desayuno en fin de semana. Un local espacioso cafetero, con paredes en el fondo elogiadas con cuadros y pinturas. Es arte minimalista, moderno y arquitectónico. Mesas perfectamente cuadradas con el toque de comodidad y madera. Y vajillas artesanales que parecen recién horneadas. El lugar es una mezcla perfecta para tomar café, desayunar y apreciar el arte.

Andares Lounge es el lounge bar del Hotel Hyatt Regency Andares Guadalajara, acompaña tu desayuno a partir de las 8 am con un espresso o americano y al atardecer desde la terraza, un buen café irlandés, disfrutando de la vista de paseo Andares.

Leave a Reply

X